La habitación de cada uno es sinónimo de privacidad, independencia y refugio, son cuatro paredes que para otros pueden ser solamente ladrillos y cemento, pero para ti encarnan tu espacio personal. Incluso para los más pequeños de la casa es algo más que el lugar en el que juegan y duermen, es el lugar en el que sueñan y que con el paso de los años les contempla crecer junto con sus aspiraciones.

Uno de los factores más importantes a la hora de escoger la decoración del cuarto de un niño es el colorido. No tiene por qué reducirse a los tan tópicos como típicos azul y rosa, hay un millón de tonalidades distintas con diversos significados. El color verde, por ejemplo, representa paz y armonía al estar directamente conectado con la naturaleza. Por otra parte, el rojo simboliza fuerza, valentía e intensidad.

Hay que tener en cuenta que los colores son estímulos y fomentan la imaginación de maneras impensables. Se pueden incluir también cuadros o motivos decorativos en las paredes que apelen su atención y le distraigan, sin que la habitación llegue a estar muy sobrecargada.

Otro factor ciertamente influyente son los muebles, hay que tener en mente que los pequeños dejan de ser tan pequeños a la velocidad de la luz y que no es sencillo adaptar una habitación para un niño de cuatro años y para uno de once al mismo tiempo, obviamente algunos detalles tendrán que variar con el transcurso de los años.

Enfocándonos solamente en los más pequeños, los muebles podrían ser de colores neutros, como blanco, para transmitir serenidad y sobriedad, deberían de estar adecuadamente adaptados para el entorno y para que el niño no se haga daño accidentalmente, así poco a poco la criatura se irá familiarizando con ellos. También es importante que los muebles posean un aura de temporalidad, que sean prácticos, ya que si hacemos una elección lo suficientemente buena podría acompañar a nuestro hijo casi hasta su vida adulta, reduciendo en gastos y construyendo un rincón para él, que mientras el mundo entero esté cambiando permanezca siendo el mismo.

Los juguetes también tendrán un papel crucial, ya que durante la infancia son prácticamente los amigos más cercanos del niño. No es una cuestión de qué o cuántos juguetes tenga, aunque si es cierto que le ayudarán a desarrollar la imaginación y que serán sus compañeros de aventuras.

Generalmente, los peluches suelen ser los preferidos, peluches de personajes de ficción o de diversos animales, que siempre terminan siendo los guardianes de la cama y del sueño. Los juguetes educativos son una muy buena inversión, potenciando los conocimientos y las ganas de aprender del niño.

Debemos considerar que el cuarto esté bien estructurado, para que el pequeño se acostumbre a mantener y respetar un orden esencial y no confunda la zona de descanso con la de juegos o con la de estudios, y así deje todos sus juguetes o libros en un mismo lugar sin que invadan su cama o el suelo.

¿Tienes algún proyecto en mente? Contacta con nosotros

Descubre las últimas tendencias del interiorismo en Barcelona

Descubre las últimas tendencias del interiorismo en Barcelona

Barcelona es una ciudad moderna y un referente internacional del diseño de interiores debido a su rica herencia cultural, su historia arquitectónica y su constante innovación. Desde la influencia del Modernismo catalán, con figuras icónicas como Antoni Gaudí, hasta la...

Optimiza el espacio de tu hogar con un diseño personalizado

Optimiza el espacio de tu hogar con un diseño personalizado

En la búsqueda de crear un hogar acogedor y funcional, a menudo nos enfrentamos al desafío de optimizar el espacio disponible. Ya sea que vivas en un apartamento pequeño o en una amplia casa, encontrar soluciones de almacenamiento y diseño que se adapten a tus...

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?