¿Sabes cómo decorar un baño con poca luz natural? A veces, plantear la decoración de un espacio con poca luz puede ser complicado. Es por eso por lo que, a continuación, te ofrecemos algunos consejos para que puedas ganar luz en un cuarto de baño interior que no dispone de demasiada luz. Coloca varios puntos de luz en el techo Cuando se tiene un cuarto de baño interior se necesita colocar varios puntos de luz en el techo. Y no uno, ni dos, sino varios. Esto te permitirá tener una iluminación general uniforme y evitar las sombras que aportan oscuridad, que es justo lo contrario a lo que necesitamos.  Esta será la luz general que tendrás en el cuarto de baño interior, así que cuando aprietes el interruptor será como abrir la persiana. Es fundamental que las luces sean blancas para causar esa sensación. Las luces amarillas no son las más recomendadas para aportar luz al cuarto de baño interior.  Todo al blanco El blanco es el color idóneo para aportar luminosidad a cualquier habitación. No tengas miedo de apostar todo al blanco. Puedes optar por combinar diferentes tonalidades de blanco e incluso añadir un toque cálido de color, como los colores pastel, para darle tu toque personal.  No obstante, si de verdad quieres que tu baño interior tenga buena luz, la mejor opción es optar por el color blanco tanto para los muebles como para las paredes o el suelo. Opta por los espejos Si tu cuarto de baño interior no tiene ventanas, no te preocupes, hay otra opción para agrandarlo de forma visual. Con espejos. Este es un gran truco para ganar luminosidad, tengas o no tengas ventanas en el baño. Los espejos de grandes dimensiones reflejan la luz, por lo que el espacio parecerá mucho más amplio. Coloca un espejo de gran tamaño sobre el lavabo para agrandar tu baño visualmente.  Iluminación extra en la zona del lavabo Además de colocar varios puntos de luz en el techo, te recomendamos colocar una iluminación extra en la zona del lavabo. De esta forma ganarás más luz y le darás a tu baño un toque muy especial. Además, estas lámparas son idóneas para encenderlas por la noche antes de dormir.  Ilumina la zona de la ducha Seguro que has visto en muchas revistas de decoración la zona de la ducha iluminada. Pues bien, planificar la iluminación de la zona de la ducha es un gran acierto, ¿por qué? Pues porque te ayudará a delimitar la zona, a ahorrar en luz y a ganar iluminación en cada rincón de tu cuarto de baño. Verás como el baño se llena de luz al colocar unas luces extras en la zona de la ducha. ¡Te ayudará a crear un entorno mágico! Acabado brillo, mucho mejor que el mate A pesar de que los acabados en mate están de moda, si quieres ganar luminosidad en tu cuarto de baño necesitas que tu baño tenga los muebles y accesorios con un acabado en brillo. El brillo aporta luminosidad y, además, refleja la luz del baño.  ¿No eres amante del brillo? Puedes optar por combinar una encimera de brillo con un mueble satinado.  Con estos consejos podrás ganar luz en tu cuarto de baño interior sin necesidad de ampliarlo o de colocar una ventana.

Cómo ganar luz en un cuarto de baño interior

¿Sabes cómo decorar un baño con poca luz natural? A veces, plantear la decoración de un espacio con poca luz puede ser complicado. Es por eso por lo que, a continuación, te ofrecemos algunos consejos para que puedas ganar luz en un cuarto de baño interior que no dispone de demasiada luz.

Coloca varios puntos de luz en el techo

Cuando se tiene un cuarto de baño interior se necesita colocar varios puntos de luz en el techo. Y no uno, ni dos, sino varios. Esto te permitirá tener una iluminación general uniforme y evitar las sombras que aportan oscuridad, que es justo lo contrario a lo que necesitamos.

Esta será la luz general que tendrás en el cuarto de baño interior, así que cuando aprietes el interruptor será como abrir la persiana. Es fundamental que las luces sean blancas para causar esa sensación. Las luces amarillas no son las más recomendadas para aportar luz al cuarto de baño interior.

Todo al blanco

El blanco es el color idóneo para aportar luminosidad a cualquier habitación. No tengas miedo de apostar todo al blanco. Puedes optar por combinar diferentes tonalidades de blanco e incluso añadir un toque cálido de color, como los colores pastel, para darle tu toque personal.

No obstante, si de verdad quieres que tu baño interior tenga buena luz, la mejor opción es optar por el color blanco tanto para los muebles como para las paredes o el suelo.

Opta por los espejos

Si tu cuarto de baño interior no tiene ventanas, no te preocupes, hay otra opción para agrandarlo de forma visual. Con espejos. Este es un gran truco para ganar luminosidad, tengas o no tengas ventanas en el baño. Los espejos de grandes dimensiones reflejan la luz, por lo que el espacio parecerá mucho más amplio.

Coloca un espejo de gran tamaño sobre el lavabo para agrandar tu baño visualmente.

Iluminación extra en la zona del lavabo

Además de colocar varios puntos de luz en el techo, te recomendamos colocar una iluminación extra en la zona del lavabo. De esta forma ganarás más luz y le darás a tu baño un toque muy especial. Además, estas lámparas son idóneas para encenderlas por la noche antes de dormir.

Ilumina la zona de la ducha

Seguro que has visto en muchas revistas de decoración la zona de la ducha iluminada. Pues bien, planificar la iluminación de la zona de la ducha es un gran acierto, ¿por qué? Pues porque te ayudará a delimitar la zona, a ahorrar en luz y a ganar iluminación en cada rincón de tu cuarto de baño.

Verás como el baño se llena de luz al colocar unas luces extras en la zona de la ducha. ¡Te ayudará a crear un entorno mágico!

Acabado brillo, mucho mejor que el mate

A pesar de que los acabados en mate están de moda, si quieres ganar luminosidad en tu cuarto de baño necesitas que tu baño tenga los muebles y accesorios con un acabado en brillo. El brillo aporta luminosidad y, además, refleja la luz del baño.

¿No eres amante del brillo? Puedes optar por combinar una encimera de brillo con un mueble satinado.

Con estos consejos podrás ganar luz en tu cuarto de baño interior sin necesidad de ampliarlo o de colocar una ventana.